Acandenawer Morenain

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Hay días de invierno que son irremediablemente tristes y melancólicos, de esos en los que dices “¿por qué merece la pena levantarse si el sol ya no brilla como cuando Aurelio me quería?” (No sé,…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Hay días de invierno que son irremediablemente tristes y melancólicos, de esos en los que dices “¿por qué merece la pena levantarse si el sol ya no brilla como cuando Aurelio me quería?” (No sé, a cada cual le asultan las dudas que le asaltan, no estamos aquí para juzgar… ¡NO JUZGUEMOS!)

Por ello, el universo nos bendijo con gente como este señor, para que en esos días de chunguez máxima, tengamos un fistro duodenal con el que consolarnos, una señal de aliento que nos haga decir ¡AL ATAQUE!

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR