Infelices para siempre

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Las películas, sobre todo las de dibujitos, al final siempre te dejan con buen sabor de boca, ¿verdad? Los buenos ganan, los malos pierden, todos son felices y comen perdices… Todo termina siendo un mundo…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Las películas, sobre todo las de dibujitos, al final siempre te dejan con buen sabor de boca, ¿verdad? Los buenos ganan, los malos pierden, todos son felices y comen perdices… Todo termina siendo un mundo perfecto e ideal, ¿pero qué pasaría si no fuese así? ¿que ocurriría si a la pobre Ariel le cayese encima un vertido de petróleo? ¿Y qué pasaría si Nala acabara en un zoo? ¿Si en vez de felices para siempre fuesen infelices para siempre?

Y es que así, como la serie esa que echaban en La2 en la que un señor hablaba con un conejo de peluche, se llama este proyecto de Jeff Hong, un ilustrador y animador residente en Nueva York y que, aunque no lo parezca, es un gran fan de Disney. Y vosotros diréis ¿pero cómo va a ser fan de Disney si ha utilizado como rata de laboratorio a Ratatouille? Ays… ¡Pues sí que lo es! Comenzó en el mundo de la animación por ellos y lleva trabajando para Disney desde los años 90.

Según sus propias palabras creó este proyecto para dneunciar los problemas a los que nos estamos enfrentando las personas día a día, problemas del medio ambiente, de maltrato animal, de autoestima, racismo, pobreza o abuso de drogas. Y pensó que los personajes Disney al ser iconos por todos reconocidos y asociados siempre a recuerdos bonitos y finales felices eran lo que mejor podía ejemplificar su mensaje. ¿Razón no le falta verdad? Por lo menos a nosotros nos ha hecho reflexionar.

Vía: KoiKoiKoi

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR