El niño que discutía con su perro

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Qué coraje da el tener razón en algo y que no te escuchen, ¿verdad? Intentar dar tu punto de vista sobre un asunto y que tu interlocutor haga oídos sordos ante tus quejas, ante tus…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Qué coraje da el tener razón en algo y que no te escuchen, ¿verdad? Intentar dar tu punto de vista sobre un asunto y que tu interlocutor haga oídos sordos ante tus quejas, ante tus sugerencias, ¡ante tus plegarias!

Pero bueno, esta es una frustración a la que nos enfrentamos desde nuestra más tierna infancia. Sí, desde que hablamos en un idioma que solo entendemos nosotros, intentamos que se nos entienda y nos enfadamos porque la gente, o nuestro perro, no tiene el oído hecho a este idioma que para nosotros ha sido facilísimo aprender.

Como este niño, que discute acaloradamente con su buldog, nosotros tenemos varias teorías sobre lo que está diciendo, y aquí van:

Teoría 1: “¿Pero no te das cuenta de que eres un perro? Estas sentado donde nos sentamos las personas… ¡Es que te he dicho mil veces que te sientes ahí y no ahí! Pero vamos, nada de lo que te digo parece que te afecta, sigue con esa actitud…”

Teoría 2: “Le dije a Jimmy ‘no me quites la bici en la guardería’ pero no me hizo caso, el tío cogió y se llevó mi bici, tal cual, es que no sé como hacer que me respete… Le diga lo que diga pasa, ¿tú me entiendes verdad? Claro que sí, es que si me enfado es normal”

Teoría 3: Estaba yo intentando aparcar el coche, y llega este señor y me da un porrazo, vamos, me ha destrozado el Fisherprice… Y salí enfadadísimo y le dije “pero no has visto que estoy aparcando” y no reaccionó, es que es para cabrearse. Le pedí los papeles del seguro y le dije escribe aquí y aquí, ¡claro! Que se creía que no se los iba a pedir…”

Por ahora esas son las teorías que barajamos nosotros, vosotros podéis añadir otras, que seguro que se os ocurren más :D

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR