Las 8 historias del anuncio de la lotería

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

¡Qué fuerte! No sabemos si son estos de Loterías y Apuestas del Estado, o si es cosa de la agencia Leo Burnett… Pero algo pasa, porque se han marcado un 8 como los nuestros. Eso…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

¡Qué fuerte! No sabemos si son estos de Loterías y Apuestas del Estado, o si es cosa de la agencia Leo Burnett… Pero algo pasa, porque se han marcado un 8 como los nuestros. Eso sí, ellos lo han sacado un miércoles en vez de un jueves, que es como nos gusta a nosotros. Pero creemos que ha sido sólo para despistar.

¿Has visto ya el anuncio de la Lotería de este año? Si, el de la lotería. Ese en el que el año pasado salían Raphael (¡GRANDE!) y la Caballé con cara de susto. También Bustamante, la Sánchez y la Niña Pastori poniendo el puntito flamenco. Bueno, pues el nuevo, el que se estrenó y se emitió ayer por primera vez, no tiene nada que ver ¡Ni mijita!

Este año se han decido por algo mucho más emotivo.  La cosa gira en torno a un bar que hace esquina entre dos calles de una ciudad, que podría ser cualquiera. Allí, la gente del barrio habla de sus sueños, de sus penas y de sus alegrías… El número que venden en ese bar, es el que el niño con uniforme de San Ildefonso saca de uno de los bombos el día 22 de Diciembre cuando del otro sale el premio gordo ¡Ya tenemos liada una buena!

La cosa es que los de Leo Burnett, capitaneados por su director creativo, Juan García Escudero, fueron los elegidos para realizar la campaña a través de un concurso, y se han calzado unos anuncios de esos de llorar (unos más que otros) dirigidos por Santiago Zannou (ganador de un Goya por El truco del Manco). Todos bien realizados, bien interpretados y con una canción preciosa de James Vincent McMorrow, Glaciar, que saca la lágrimilla del más duro.

En definitiva, gran trabajo. Aunque echemos de menos a Rapha y a Montse…

1. Todo empieza con una decisión

2. El spot de los romanticones

3. La herencia secreta

4. El gato y la camiseta

5. ¡Qué malo es el banquero!

6. Pero siempre se le puede mandar discretamente a la mierda

7. Con carnet, sin coche y sin batería

8. Otro romántico ¡Qué no! ¡Qué así no se dice!

Todo termina cuando el círculo se cierra, y comprobamos las consecuencias de la decisión de aquel primer día. Ten a mano el paquetillo de pañuelos, que lo vas a necesitar.

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR