Estrella Damm: una forma diferente de beber cerveza

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Llega el verano y, con él, los anuncios de cerveza. Eso es así de siempre. Bueno, si no de siempre desde hace mucho tiempo. Amigos pasándolo bien en la playa y cancioncilla buenrrollista son ingredientes…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Llega el verano y, con él, los anuncios de cerveza. Eso es así de siempre. Bueno, si no de siempre desde hace mucho tiempo. Amigos pasándolo bien en la playa y cancioncilla buenrrollista son ingredientes comunes. Puede que cuando grabaran el anuncio estuvieran a 10ºC, pero a ti te parece que es tan de verdad…

Y es que últimamente se esfuerzan en que te lo parezca. Llega junio y nos preguntamos, “¿Por qué una marca de cerveza se gasta un dineral en contratar a un puñado de actores conocidos y buenos y a un director de cine con un Oscar para enseñarnos a esos amigos que están más agusto que en brazos con musiquita de de fondo de esas de darle al Shazam?”

Suponemos que la primera razón es asegurarse casi al 100% de que vas a verlo. No es lo mismo ver pasar otro anuncio más de cerveza por la tele mientras esperas a que empiece Masterchef, y miras el Facebook, y escribes un Whatsapp, y tu madre llama para ver cómo estás…  A que te digan: “Eh, que Amenabar nos ha hecho una peli, y salen Natalia Tena, Quim Gutiérrez y Dakota Johnson (sí, la de 50 sombras de Grey, la hija de Melanie Griffith). Se llama Vale, ¿vale?”.

¡Uy! Eso se te queda ahí en el cerebro y hace que, cuando estés trabajando y el duende de la procrastinación te asalte, te acuerdes y digas “Voy a ver de qué va eso.” y ahí estás. Estrella Damm te tiene viendo su anuncio.

¡Ojo! Un anuncio que no son esos 30 segundos de tele a los que casi no haces caso, son más de 10 minutos de película que te has sentado a ver voluntariamente y al que le estás prestando atención porque tiene un guión y te están contando una historia. La historia de un chico y una chica con los que empatizas más o menos y en la que, de vez en cuando, están bebiendo Estrella Damm en idílicos paisajes de Ibiza. Un product placement quizá poco sutil, pero sí más sutil que alguien diciendo “Este verano bebe Estrella Damm.”

¿Qué esto no te sirve? ¿Qué el cortometraje te parece muy bonito pero que tú este verano no te vas a pedir una Estrella en el bar? Pues eso, ya os decimos que les da igual. Ellos quieren valor de marca. Generar sensaciones y que Estrella Damm sea más que una cerveza. La marca emocional, como diría el gran Joan Costa, hace tiempo llegó para quedarse.

Esto ya no va de vender cerveza, va de generar emociones.

Cruzcampo también se ha dejado su parné en contratar a Rodrigo Cortés para un spot con efectos especiales. Pero no deja de ser un spot de cerveza. Esto de Estrella es otro cosa y te guste o no, lo han hecho muy bien. Porque además Amenábar no es un director cualquiera. He ahí la diferencia, he ahí el porqué hay decenas de blogueros escribiendo un post sobre Estrella Damm, he ahí porqué entre la versión original y la subtitulada al inglés suma más de 1.000.000 de reproducciones en tres días… He ahí porque hoy toca aplaudir fuerte a Estrella Damm, o no, que tú has sido siempre muy de San Miguel bien fresquita ; .

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR