Arruda Sobrinho, una historia emocionante

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

¿Has visto alguna vez un spot que anuncie a Facebook como marca? Puede que no, o puede que creas que no. Nosotros encontramos uno. Facebook se apunta al story-telling emocional para vender su marca.

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Arte urbano con Arruda Sobrinho como protagonista

Hay historias que te emocionan. Por eso las marcas se apropian de ellas para transmitirte que esa increíble, tierna y maravillosa situación tiene algo que ver con ellas y con los valores que representan. Para nuestro recuerdo queda  el ver como el hombre más anciano y la niña más pequeña de España, se reunían para que él le diera sus consejos vitales (a ti también se te saltó una lagrimilla con ese anuncio de Coca-Cola, no digas que no). Pues bien, ahora tienes otra historia que recordar: la de Arruda Sobrinho, un sin-techo de São Paulo.

¿Que no te suena? Eso es porque la tele se ha puesto muy cara y no sale rentable. Mucho menos cuando eres la red social más potente del mundo (o lo eras hasta hace bien poco). ¡Mejor contar la historia en internet! Sin embargo, hay que decir en favor de esta, que la marca tuvo mucho que ver en todo lo que le sucedió al protagonista.

El story-telling consiste en publicitar una marca o un producto contando una historia que pueda ser del interés del público

Facebook se ha apuntado a esto del story-telling, pero claro, lo tiene más fácil. Por fuerza tienen que surgir miles de historias en un lugar en el que se concentran millones y millones de personas de todo el mundo. La clave está en encontrarlas, grabarlas en vídeo, hacer un buen montaje y lanzarlas a un mundo ávido de compartir contenido. Se han dado cuenta y han creado su propio canal de Vimeo, Facebook Stories, para contártelas.

Al fin y al cabo, con nosotros ha funcionado.

 

El vídeo está en inglés y portugués, pero el idioma de nuestros vecinos es fácil de entender si pones atención. No obstante, por si ves que no te aclaras mucho, te contamos la historia:

Arruda Sobrinho vivía en un parque de São Paulo, en la calle. Allí, su única distracción era escribir. Un día, una chica, Shalla Monteiro, se acercó a él para darle algo de comida y hacerle un poco de compañía (Sí, aunque a veces no te lo creas, aún quedan buenas personas en el mundo). Arruda Sobrinho le dejó leer sus poemas y así consiguió su primer fan. Shalla pensó que aquellos poemas eran tan maravillosos y Sobrinho tan especial que merecía la pena visitarle a menudo y cuidar un poco más de él, y (aquí viene lo importante) abrir una página de Facebook para darlo a conocer al mundo. Facebook es un sitio grande y São Paulo uno pequeño en comparación. Por eso, cuando la página superó los 150.000 seguidores, es fácil que el hermano del poeta deshauciado lo encontrara después de años sin saber de él. Por el montaje del vídeo que te traemos hoy, todo lo que viene después tiene pinta de estar muy patrocinado por la red social que lo ha creado: el reencuentro y la publicación del primer libro del poeta previo cambio de imagen.

 

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR