Pablo Amargo, la belleza de lo mínimo

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Ilustrar es difícil. Ilustrar con poco para decir mucho más. Pablo Amargo tiene el don de contar historias máximas con trazos mínimos. Bienvenidos a su mundo.

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

ilustracion_pablo_amargo_05

Pablo Amargo es asturiano, como muchas cosas buenas de las que hay por el mundo: la fabada, el cachopo, los lagos de Covadonga o el himno de Asturias tocado por una banda de gaitas. Pero vamos a lo que vamos, que no avanzamos, porque Pablo Amargo, además de Asturiano es un ilustrador como la copa de un pino.

No lo decimos nosotros, aunque nos encante su capacidad para decir tanto con tan poco, para simplificar conceptos y situaciones, y para usar el negro. No. Lo dice más gente. Lo dicen por ejemplo, los no-sabemos-cuantos premios que ha recibido, no sólo en España, si no a lo largo y ancho del globo terráqueo, desde Corea hasta los Estados Unidos.

¿Cómo que no sabes dónde puedes ver sus ilustraciones? ¡¡Por todas partes!! Igual has visto alguna ya y ni te has enterado. Porque Pablo ha colaborado para El País Semanal, La Vanguardia o Jot Down por aquí, y para New York Times, The New Yorker o The Boston Globe por ahí. ¿Cómo te quedas?

Además de “jartarse” a ilustrar bonito y a recoger premios por un tubo, Pablo también suele participar en congresos, conferencias y mesas redondas sobre su disciplina en todo el mundo. ¿Te encanta, verdad? ¡Pues, si quieres échale un ojo a su tienda y llévate algo, primooo!

 

 

ilustracion_pablo_amargo_04

ilustracion_pablo_amargo_14

ilustracion_pablo_amargo_16

ilustracion_pablo_amargo_17

ilustracion_pablo_amargo_20

ilustracion_pablo_amargo_21

ilustracion_pablo_amargo_22

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR