FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Hay días de invierno que son irremediablemente tristes y melancólicos, de esos en los que dices “¿por qué merece la pena levantarse si el sol ya no brilla como cuando Aurelio me quería?” (No sé,…

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR