FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Ganarse la vida como diseñador está… Digamos que, está. Y, como no hay sitio para todos en los estudios de Sagmeister, Hey o Folch ¿por qué no intentamos hacer de esto algo rentable sin tener que salir de casa? ¿Se puede? ¡Claro! Sigue leyendo.