FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

– ¡Oye! ¿Y esto no me lo podrías dejar más baratito? – Preguntó el señor del traje después de dar un sorbo a su humeante taza de café.  -¡A la mierda! – Exclamó, al más…

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR