FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Cada persona es una historia, cada cuerpo es un mundo y, mucho más, cuando sufre las idas y venidas de la suerte y de la vida. Por eso, cada cuerpo es perfecto. Por eso, un maniquí perfecto debería ser la replica exacta de un cuerpo, sea este como sea.

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR