Conoce cómo crear la tarjeta de visita perfecta

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

El merchandising para una marca es de suma importancia. Bien sea para un evento o feria o simplemente para darse a conocer, es crucial que se disponga de ello. A la hora de pensar en…

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

El merchandising para una marca es de suma importancia. Bien sea para un evento o feria o simplemente para darse a conocer, es crucial que se disponga de ello. A la hora de pensar en las opciones que tenemos disponibles, la tarjeta de visita se convierte en uno de los elementos más relevantes. Gracias a ella, podemos darnos a conocer a nuestros clientes y a potenciales clientes, pero siempre deberemos contar con una que se distinga por su calidad a la hora de hablar de legibilidad y en cuanto a materiales. Debido a que el logo y los datos de contacto son parte esencial de su identidad y de su marcaparte esencial de su identidad y de su marca, cuidar los detalles de impresión se convierte en algo básico.

La tarjeta de visita es clave para potenciar la marca personal

A pesar de que la tecnología continúa dando pasos agigantados, la realidad es que las formas tradicionales del marketing continúan funcionando muy bien. La tarjeta de visita es el complemento ideal para conseguir reforzar y darle importancia a nuestra marca personal darle importancia a nuestra marca personal. Tras un período marcado por la imposibilidad de celebrar eventos y entablar conversaciones cara a cara, las marcas y las personas que las componen tienen más ganas todavía de conocerse y están más abiertas a la posibilidad de que existan sinergias. A la hora de entregarla, no debemos ser invasivos, sino que buscaremos el momento idóneo. El ideal podría ser la despedida, pero si hablamos de nuestra empresa o de qué ofrecemos también es una oportunidad perfecta para ofrecerla.

La primera impresión es la que cuenta y de una empresa, además de la persona que entrega la tarjeta de visita, el foco se centra en ella. En este caso, nos tenemos que fijar en primer lugar en el diseño de la misma. Antes de proceder con ello, es importante realizar un análisis extenso de la marca para conocer cuáles son los colores corporativos, la tipografía y qué elementos son los más importantes. Todos estos ítems, deben estar presentes en la tarjeta de visita, puesto que reflejará la filosofía de la empresa.

Dependiendo de cuál sea la compañía, podremos observar cómo un claim puede encajar perfectamente en la tarjeta de visita o bien, la inclusión de un determinado trazo. En estos casos, es crucial entender cuáles son los ítems necesarios y prestar atención a la disposición de dichos elementos.

El logo es un elemento fundamental que tiene que tener un gran protagonismo en la tarjeta de visita. Por ello, lo incluiremos en un lugar donde pueda verse correctamente, como puede ser el centro de la tarjeta o en el lado superior derecho o inferior. En la parte trasera, no nos olvidaremos de incluir los datos de contacto más determinantes para la empresa. Aplicaremos también la norma de “menos es más”, en el sentido de que por más elementos que incluyamos, no va a quedar mejor. Todo debe ser armónico.

La calidad de los materiales de la tarjeta será determinante

Una vez tenemos claro el diseño de la tarjeta, llega el momento de escoger los materiales para que la impresión de las mismas sea un éxito. En este caso, la elección de dichos materiales puede ser distintivo respecto a la competencia. Por ejemplo, seguro que en algún momento nos han entregado una tarjeta que tiene unas calidades mejorables, donde el cartón se arruga con facilidad, no tiene grosor o los elementos no aparecen impresos con calidad. Este hecho, se traduce directamente en una mala imagen de la empresa por parte de la persona que la recibe.

En este caso, se debe estudiar con la imprenta cuáles son los ítems requeridos para que la impresión sea exitosa. Se procederá al análisis del grosor, medidas y tintas para tener certeza de ello. También habrá que atender al formato de la tarjeta, así como al tamaño. Lo ideal es que tenga un tamaño que sea cómodo para la persona que la reciba.

¿Qué objetivos cumplen las tarjetas de visita?

Tal y como hemos destacado anteriormente, las tarjetas de visita son cruciales presentar nuestra marca personal. Son la mejor forma de darnos a conocer en ciertas ferias o eventos, pero también son de utilidad para que nos contacten por correo o por teléfono. Asimismo, también permiten a las personas recordar mejor el naming de la empresa y lo asocian mejor con las tonalidades y elementos gráficos que tenga el logo. Es una forma perfecta para diferenciarnos de la competencia. Con ella, podemos marcar nuestro propio estilo.

Como podemos observar, una tarjeta de visita se compone de distintos elementos que consiguen hacer que sea primordial. Una vez conocemos cuáles son tanto a nivel de diseño como de impresión, llega el momento de diseñar la nuestra y enviarla a impresión. De esta manera, siguiendo los consejos que se exponen en este artículo, tendremos más posibilidad de que nos reconozcan como marca

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

+ Artículos

Comenta por aquí

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp