Cómo hacer que hablen de tu trabajo de diseñador, bien

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

A veces parece que trabajamos para nada porque nadie ve lo que hacemos. En este artículo te damos las claves para que hablen de ti y de tu trabajo, pero para que hablen bien y donde tienen que hablar de el y de ti: en la red.

FacebookTwitterWhatsAppLinkedInPinterest

Dorpsomroeper Klees, van West-Terschelling, -29 juli 1938. Op de foto maakt hij bekend dat het bergingsschip de "Karimata" de eerste goudstaaf heeft gebaggerd van de vergane Lutine.

Hay miles de blogs de creatividad, diseño y cosas varias alrededor del mundo. En todos ellos, todos los días, se habla del trabajo de gente muy variopinta: una chica que crea cosas con papel y cartulina, dos señores que hacen unos letterings muy chulos, un chico con un proyecto de ilustraciones inspirados en clicks de Playmobil

Hay de todo. Porque 365 días al año son muchos días, y si los bloggers locos tienen que publicar un artículo por cada uno de ellos pues tú nos dirás. Seguro que muchas veces habrás visto cosas y habrás pensado “Pero si yo tengo ahí un trabajo que mola mucho más que esta cosa que están enseñando hoy en Sleepydays”. Puede ser, pero… ¿Cómo carajo pretendes que nos enteremos de que tú y tu trabajo existís?

Menos mal que te queremos y te vamos a contar como conseguir que en los blogs y en las redes sociales se hable de tu trabajo más allá del comentario de tu prima Paula diciéndote “¡Qué chulo!” y poniendo un emoticono sonriente. Anda, venga. Ponte cómodo y toma nota.

1. No te lo quedes to’ pa’ ti, comparte

El primer paso que hay que dar para que la gente hable de ti y tu trabajo es enseñarlo. Parece obvio, pero muchos no lo hacen, o no lo hacen dónde tienen que hacerlo. Está bien tener una web, de hecho deberías tenerla, pero ningún blogger va a decidir entrar a tu web por ciencia infusa. Nadie va a soñar con tu dominio y va a levantarse de la cama con la necesidad de escribirlo en la ventana del navegador: www.hesoñadocontigo.com, así que con subir el trabajo sólo a tu web no vale.

Nosotros, por ejemplo, generamos contenido propio en el 90 por ciento de las entradas que realizamos, así que somos muy de meternos en Behance y ver lo que se cuece: los últimos proyectos destacados o cosas muy valoradas por los usuarios. Puede que esto no te sirva porque no te han dado ninguna medalla, pero a veces, si es el Día de la Felicidad, de San Valentín, o de Navidad, se buscan proyectos que tengan que ver con ciertas temáticas, así que no seas vago, etiqueta bien tus trabajos.

2. Comparte, sí, pero no cualquier cosa

Muchas veces hemos visto un proyecto muy molón, y cuando hemos entrado en su portfolio para saber más de él y de su trabajo… ¡Ay, omá! Eso era un batiburrillo que no hay por donde cogerlo. Junto a ese proyecto editorial tan chulo había un folleto horroroso de una clínica dental que nos generó muchas dudas.

Cuida lo que subes. No hace falta compartir todo lo que haces, porque habrá trabajos para clientes (o para no clientes) de los que no te sientas orgulloso y que hacen que tu portfolio diste de parecer sólido y estable y que los bloggers se piensen dos veces eso de hablarle de ti a la gente.

¡Pero cuidado! Con esto no queremos que seas exigente de más contigo mismo, pero si un poquito de autocrítica.  Uno sabe que es bueno y que no. Nuestro consejo: sube sólo aquello que seas capaz de defender y que no te importe que relacionen contigo.

3. Enfoca tu trabajo a legiones de fans

Nos parece genial que te guste la telenovela venezolana de los 90, pero lo sentimos, eso no vende ahora. Otra estrategia para que hablen de tu trabajo es enfocarlo a cosas que gusten a la mayor gente posible. Por ejemplo, si haces iconos flat con un estilo muy marcado, plantéate hacer algún proyecto sobre Star Wars, sobre Pokemon, sobre héroes de Marvel, sobre Dr. Who, sobre Princesas Disney, sobre Juego de Tronos… En definitiva, sobre ese tipo de cosas que todos sabemos que pueden darte relevancia.

Obviamente lo suyo es que esa cosa en la que enfoques tu trabajo, además de gustar a miles de personas, también te gusten a ti. Tampoco es plan de echarle horas a un trabajo sobre algo que no te guste nada de nada sólo por intentar darte a conocer. Ahora hay mucho megafan por el mundo, seguro que compartes alguno de tus gustos con más gente de la que crees. Sólo tienes que investigar un poco.

4. Ten y mantén activas tus redes sociales

Más de una vez hemos querido mencionar a un artista o diseñador en Facebook, Twitter o Instagram y, cual ha sido nuestra sorpresa cuando no estaba en ninguna parte. No existía, socialmente hablando, en internet. Vamos a ser sinceros, muchas veces al hacer una de esas listas de ocho que tanto os gustan, nos hemos decantado por un artista u otro por su presencia en las redes sociales. Puede ser injusto, pero es que es difícil hablar de quien no “existe”.

Obviamente no vale tener un perfil en todas las redes sociales si no vamos a actualizarlos. Si vemos el perfil de Fulanito y no escribe nada desde hace 3 años, seguramente nos decantemos por Menganito que es activo en las redes en las que está. Es un rollo lo de las redes sociales (por decirlo suave), lo sabemos, pero si decides estar, hazlo bien. No te esclavices, elige dónde quieres estar y trabájalas.

5. No seas tímido, habla de ti y de lo que haces

Has compartido tu proyecto sobre Darth Vader en Behance y estás ahí a tope en Twitter y Facebook. ¡Bien! Imagina que un blogger ha encontrado tu trabajo y le ha encantado, quiere escribir un post sobre él pero… ¡Horror! Vale que puede hablar un poco de tu trabajo viéndolo, pero no tiene nada que decir de ti porque en ninguna parte cuentas nada sobre tu vida y milagros.

No puede comentar de dónde eres, dónde vives, qué has estudiado, para quién has trabajado, cuáles son tus inquietudes, tus gustos, tu inspiración. Y eso a los bloggers no nos gusta nada, ya lo contó Pottopita en su día. ¡Ah! Tu bio tendrá un plus si cuentas algo curioso y divertido, algo que parezca que sólo nos estás contando a nosotros y que nos permite saber más de ti, como por ejemplo que el mejor momento del día es cuando te quitas los calcetines o que cultivas lentejas en tu terraza.

También está bien que cuentes algo de cada uno de tus trabajos:  si es un proyecto personal, si es un trabajo para una marca, para qué cliente era o qué herramientas has utilizado. ¡Facilítale la vida a la persona que quiere hablar de ti!

6. Sal por ahí, acude a encuentros, talleres y charlas

-y si sales de farruqui, mueve la cadera como si no fuese tuya, eso nunca falla, hablaran de ti, seguro-

Este paso es opcional, pero psicológicamente también está bien lo de salir de vez en cuando. Es difícil que la gente hable de ti si eres un ermitaño que no sale de su cueva y si la única luz que te da en la cara es la del monitor. Por eso te aconsejamos que seas un ser social no sólo en Facebook o Twitter, si no también en la vida real.

Estate al tanto de los talleres, workshops, encuentros, charlas, conferencias, y todo lo que se mueva sobre tu disciplina cerca de ti. Si vives en una ciudad pequeña puede que sea más difícil encontrar cosas interesantes, pero si vives en una ciudad grande la agenda puede ser estresante. No hace falta que estés en todo, pero si es bueno acudir a este tipo de sitios, primero para seguir aprendiendo cosas (siempre hay algo que aprender), y segundo para conocer a otra gente que se dedica a lo mismo que tú. Este tipo de sitios son ideales para hacer contactos, incluso para que salgan de ahí amistades (¿amor quizá?) o proyectos en común con otras personas.

Además de enriquecerte como persona, que ya es una buena recompensa, toda esa gente con la que conectes en la vida real serán después tus contactos en la escena virtual. Seguro que la gran mayoría es buena gente (si ves que no lo son apártate disimuladamente) y compartirán tus trabajos cuando los subas a las redes. Eso, querido artista, aumentará las posibilidades de que te vean.

7. Di hola a esos seres extraños que escriben en los blogs

Sigas o no nuestro anterior consejo, ahora viene lo crucial. Hay días en los que a la gente que escribimos un blog nos cuesta mucho, muchísimo, encontrar algo interesante que contar. Algo que realmente nos invite a hilar una palabra tras otra para escribir algo coherente. Internet está lleno de cosas, pero a veces nos saturamos y sentimos que todo es igual y que no tenemos nada interesante que aportar al planeta. En ese momento de bajón entras tú.

Todos los blogs (todos, no sólo el nuestro), tienen un formulario de contacto o una dirección de correo a la que escribir. No tengas miedo ni vergüenza, que no te ve nadie la cara y pedir es gratis. Escribe a los blogs a los que creas que puede intersarles ese último proyecto o tu trabajo en general, y enséñaselo. Obviamente, si te dedicas a ilustrar, no vas a escribir a un blog de recetas de cocina aunque el autor te caiga bien y parezca simpático. Haz una buena selección y empieza a llamar a las puertas.

8. Se simpatiquísimo, educadito y un poco agradecido

– estas no son las formas pero el gif lo peta, y si estás en nivel Dios pues el poder es tuyo-

No cuesta nada, ¿verdad? Además tu madre se sentirá orgullosa de que pidas las cosas por favor y des las gracias. Por ejemplo, cuando toques a la puerta de un blog saluda. Después del saludo viene lo de valorar un poco el sitio al que estás escribiendo, porque si el blogger siente que no te importa un pimiento su blog, ¿por qué a él debería importarle un pimiento tu trabajo?

También es importante no exigir nada, porque cada cual tiene lo suyo y nadie tiene la obligación de ver lo que haces ni de hablar de ello por muy increíblemente genial que sea. Nuestro consejo es que plantees tu proyecto como un contenido que puede ser interesante para el blog. ¡¡Y no te olvides de dar las gracias si finalmente se portan bien y hablan de ti!!

 

Esperamos que te sirva, y que el mes que viene o dentro de un año nos encontremos con tu trabajo por los blogs de medio mundo. O que incluso, sin saber que un día leíste este post, nosotros hablemos de él. ¡Mucha suerte!

Suscríbete y no te pierdas nada


Recibe nuestra newsletter para estar al tanto de todo, todo y todo

Comenta por aquí

  • Josephx83 dice:

    Buenísimo este post! Además de útil y amistoso, es bastante entretenido en cada consejo. Me hicieron reír. Gracias por compartir estas palabras.
    :D

  • Anaya dice:

    Me quito el sombrero virtual :-) Gracias por los consejos y que sigáis compartiendo cosas tan interesantes como estas.

  • sr_sleepless dice:

    ¡¡Gracias a vosotros por pasaros, invertir vuestro tiempo en leer y, sobre todo, tomaros la molestia de contarnos que os ha sido útil!! Escribimos el blog por y para vosotros. :D

  • Sara the movie dice:

    Muy buen consejo! Muy divertidas las explicaciones y los gifs jajajajaja me declaron fan del “Comparte sí, pero no cualquier cosa”

  • Belinda dice:

    ¡Interesante!

    👌🏼👌🏼

  • Pingback: enfoquegaussiano
  • Pingback: enfoquegaussiano
  • Javier Luzuriaga dice:

    Mira que os sigo a diario y se me pasó este artículo tan interseante, práctico y divertido :) Me encanta lo que decís con ese toque de humor que siempre hace que se me quede una sonrisa en la cara. No solo dais excelentes consejos, sino que además animáis y alegráis el día a cualquiera. Sois geniales. Os deso lo mejor de lo mejor ;)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsApp

Cookies

Este blog emplea cookies de Google para prestar sus servicios y analizar el tráfico. Conocer más sobre la política de cookies.

ACEPTAR